EL CALENTAMIENTO GLOBAL AVANZA IMPARABLE

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) ha confirmado que el calentamiento global no ha frenado su ritmo. De hecho, 2014 ha sido clasificado como el año más caluroso desde que se tienen registros, si bien el aumento de temperatura ha sido similar al sufrido en años anteriores. Un crecimiento sin prisa pero sin pausa.

cale1

El calentamiento global avanza imparable, de forma lenta pero constante

En la clasificación que la OMM hace de los años más cálidos, catorce de los quince primeros pertenecen al siglo XXI. El infiltrado en los primeros puestos tampoco está lejos, es 1998. Durante la última década y media, el planeta ha aumentado su temperatura de forma lenta pero constante y cada vez se aleja más de los valores de referencia (la media del periodo 1961-1990).

Michel Jarraud, secretario general de la OMM, destaca la “tendencia general al calentamiento” por encima de los datos aislados de cada año. Las discretas y leves medidas que llevan a cabo las sociedades industriales para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), apenas tienen incidencia en los datos globales, tras décadas de contaminación sin control.

cale4

Alrededor del 93% del exceso de energía que queda atrapada en la atmósfera por los GEI, emitidos por las actividades humanas (principalmente, la industria y el uso de combustibles fósiles) termina en los océanos. La temperatura en superficie tiene una enorme influencia en el sistema climático y su aumento, sin precedentes en 2014, condiciona los cambios en el clima, que provocan situaciones anómalas y fenómenos extremos alrededor del globo.

Según Jarraud, en 2014, “a un calor sin precedentes se sumaron lluvias torrenciales e inundaciones en muchos países”, al tiempo que en otros se producían fuertes sequías, “como cabe esperar de un clima en evolución”, señala el dirigente de la organización. Es decir, son los síntomas del cambio climático, asociado al calentamiento global, que provoca un aumento de temperatura en la superficie de los océanos que, a su vez, condiciona el clima a nivel mundial.

cale5

La atmósfera es cada vez menos predecible y más inestable, los cambios se producen de manera rápida e imprevisible y los fenómenos catastróficos suceden sin previo aviso. A este reto se enfrentan meteorólogos y climatólogos de todo el mundo, con el objetivo de poder ayudar a las poblaciones más vulnerables y expuestas a los efectos del cambio climático. Una serie de reuniones internacionales en Ginebra (Suiza), del 8 al 13 de febrero, abordarán estos temas, de cara a preparar el gran acuerdo que debe producirse en París, el próximo diciembre, en la COP-21.

Allí, la OMM presentará el análisis de las temperaturas mundiales, que ha elaborado con datos de agencias como el Centro Hadley de la Oficina Meteorológica del Reino Unido, la NOAA y el Instituto Goddard de Investigaciones Espaciales (GISS), dependiente de la NASA. Todas ellas, sin duda, fuentes fiables. Los datos definitivos sobre 2014 serán presentados en un informe final en marzo de este año.

cale3

Fuente: Concienciaeco


Leave a Reply