NPU, el chip que llevará tu próximo móvil (o no)

  • El Mate 10 es el primer móvil del mercado con una NPU integrada, ¿pero qué significa eso?
  • La implementación de la inteligencia artificial en móviles no ha hecho más que empezar, pero no está claro que la NPU vaya a ser un factor clave

Ya hemos hablado un poquito del Huawei Mate 10, el nuevo móvil tope de gama de la marca china que, os podemos ya decir, hace unas fotos a la altura del iPhone 8, tiene una batería que dura un porrón y un diseño muy atractivo por un precio inferior a la competencia: 700 euros de lanzamiento.

Esto ya es interesante de por sí, pero hay un asunto más a tratar: su NPU. “¿Qué puñetas es eso y en qué se parece a las otras ‘U’, la CPU y la GPU?”, os preguntaréis. Neural Processing Unit, o Unidad de Procesado Neuronal, suena a algo muy de ciencia ficción, pero es algo que va camino de implantarse en la mayoría de teléfonos. El Mate 10 es el precedente más claro, porque lo llama por su nombre, pero Apple también ha creado algo similar en su ‘A11 Bionic’.

“No, en serio, ¿pero qué puñetas es una NPU?” Se trata de un pequeño cerebro, un chip que procesa información y contenido de una manera distinta a las CPU, que funciona mediante información numérica, y una GPU, que funciona con información gráfica. Las NPU sirven para interpretar ambas y sacar conclusiones con una velocidad y una eficacia mayor que las otras.

De ahí que su inclusión en los móviles sea algo interesante para muchos fabricantes: sobre el papel, permiten gastar menos batería y aligerar la carga de todo lo que tenga que ver con el reconocimiento de rostros en fotografías, traducción d. Es una forma de ganar potencia, si se apura, porque se consigue hacer más rápido algunas cosas y también se prescinde del uso de datos para los asistentes inteligentes o para etiquetar personas en fotos de Facebook o para aplicar el mejor filtro posible a tu foto… Si es que esto funcionara así y no tirando de servidores de Amazon, Google, Facebook o Microsoft.

El problema con esto es lo de siempre: ¿qué hace falta para que la industria empiece a crear este tipo de procesadores y a integrarlos en sus dispositivos, de modo que estas ventajas sean aprovechadas por los creadores de app y de software? Es difícil saberlo. Huawei ha sentado un precedente, pero puede que nadie siga su estela si no desarrolla aplicaciones prácticas que la gente pueda ver y entender.

El hecho de que Apple, siempre tan imitada, haya creado un chip con algo parecido a una NPU en su interior quizá sea algo más efectivo, sobre todo si las primeros usos de un reconocimiento facial más inteligente y potenciado con un chip especial se plasma en emojis animados para hacer el tonto.

No están las cosas entre las grandes tecnológicas, que compiten en un mercado muy cruel y que puede hundir a cualquiera en cuestión de 5 años (preguntad a HTC o Sony), como para invertir en un chip cuyas aplicaciones fácticas no se pueden vender tan fácilmente como “Tiene una pantalla mejor”, “Hace mejores fotos”, “Su batería dura todo un día” y cuyas ventajas son a largo plazo en muchos aspectos. Pero ahí están.

Estamos en un momento iniciático en lo que a la implementación de la inteligencia artificial y las funciones ‘más inteligentes’ de unos teléfonos ya de por sí muy listos se refiere, por lo que es difícil saber por dónde van a ir los tiros a un año o dos vista. Los asistentes están ahí y ya lo cooncemos muy bien, pero no son demasiado prácticos y necesitan tirar de datos para todo. El reconocimiento de caras, la aplicación de filtros y la mejora automática de imágenes también.

Sabemos que el mundo Android va a intentar imitar el avanzado reconocimiento facial de Apple y su FaceID, ¿pero se procesarán esos datos tirando de fuerza bruta de los procesadores de toda la vida o se apostará por algo más sutil y delicado como una NPU? No hay muchas más certezas sobre cómo usaremos los teléfonos dentro de no mucho tiempo, así que… toca esperar.

Fuente: El Mundo


Leave a Reply