Un fallo de sistema otorgó demasiadas vacaciones a pilotos y ahora la Navidad está por convertirse en una pesadilla

Si el viajar por avión en época navideña es en sí un caos que no le deseas ni a tu peor enemigo, ahora con más de 1500 pilotos de vacaciones en una de las aerolíneas más grandes del mundo, esto se perfila a convertirse en una de las historias de Navidad más aterradoras en mucho tiempo.

American Airlines está dando a conocer que un fallo en la programación de secuencias para sus tripulantes otorgó demasiadas vacaciones y descansos a sus pilotos, afectando los vuelos entre el 17 y el 31 de diciembre. Sí, las fechas más concurridas y caóticas en los aeropuertos.

Aproximadamente 15.000 vuelos afectados

Según el Sindicato de la Asociación de Pilotos Aliados (APA), el cual representa a cerca de 2000 pilotos estadounidenses, un fallo en el sistema de American Airlines aceptó todas y cada una de las solicitudes de vacaciones y descansos al ver que había pilotos de reserva que podrían cubrir esas ausencias. El detalle es que la información de las reservas nunca se actualizó, por lo que aparecía que todos los pilotos estarían disponible para esas fechas, pilotos que a su vez estaban solicitando vacaciones.

Se trata de un error tan grande que la aerolínea está contactando a cada uno de los pilotos para ofrecerles hasta 150% más de sus salarios por hora para cubrir los vuelos afectados. El detalle es que el sindicato no está dispuesto a aceptar esta propuesta debido a que incumple las cláusulas de tiempo extra establecidas en el contrato.

La mayoría de los vuelos afectados son en los aeropuertos de Dallas-Forth Worth International (el más grande e importante para American Airlines), además de Boston, Miami, Nueva York, Filadelfia, Salt Lake City, Carolina del Norte y Charlotte. Más del 80% de los vuelos en estos aeropuertos están programados pero sin capitán ni primer oficial asignado.

American Airlines dice haber solucionado el fallo del sistema y ahora están negociando con el sindicado para llegar a un acuerdo con los pilotos, ya que éstos deberán renunciar a sus vacaciones, algunas solicitadas desde enero de este año. Después de esto, la aerolínea deberá reconstruir todo su cronograma con el objetivo de tratar de cancelar la menor cantidad de vuelos.

La aerolinea asegura que se trata de un gran reto, pero están convencidos de que no habrá cancelaciones masivas y podrán salir adelante de esta pequeña-gran crisis que pone en riesgo la Navidad de miles de pasajeros, donde muchos de ellos ya tienen su billete en mano.

Fuente: Xataka


Leave a Reply