El Qualcomm Snapdragon 845 es oficial, así es el cerebro de las gamas altas de 2018

En Hawaii no sólo hay playas paradisíacas y no sólo está el 5.0, la unidad especializada de la policía local. También se está celebrando el Qualcomm Summit y en él, el fabricante norteamericano de semiconductores, líder del mercado de procesadores, ha presentado el que será el cerebro de buena parte de las gamas altas del próximo 2018. El Snapdragon 845 se ha hecho oficial.

El chip llamado a reemplazar al Snapdragon 835 al frente del catálogo de los americanos ya ha hecho su aparición, y durante la conferencia Qualcomm ha hecho públicas sus características, muchas de las cuales coinciden con las que ya creíamos conocer en base a distintas filtraciones. Nos mantenemos en los ocho núcleos, no salimos de los 10 nanómetros y vuelve la inteligencia artificial al centro de todo.

Volando a 1,2Gbps, volando vengo

Una de las primeras características de este nuevo Snapdragon 845 tiene que ver con su tecnología de conexión móvil, con su módem. Ya lo conocíamos anteriormente pero ha quedado atado al nuevo procesador de forma oficial. En la futura generación de gamas altas del mercado móvil podremos navegar a 1,2Gbps. Eso sí, en las redes que lo soporten.

Hablamos concretamente del módem X20 de Qualcomm, un chip que permitirá alcanzar velocidades de conexión inalámbricas superiores a las de mucha conexiones de fibra. El X20 de Qualcomm permitirá agregar hasta cinco bandas distintas, con 20Mhz por cada una de ellas, y simultaneará FDD y TDD en bandas con licencias y sin licencias. Por supuesto, habrá VoLTE en 4G, incluidos los modelos con Dual SIM.

La llegada del módem se prometió para la primera mitad del próximo 2018, y ahora que está enlazado con el Snapdragon 845 sabemos que su aterrizaje se producirá bastante antes. Una primera característica potente para este futuro Snapdragon 845, sobre todo teniendo en cuenta el peso que las conexiones móviles tienen en un mercado cada vez más inalámbrico.

De vuelta a los 10 nanómetros de Samsung

El Snapdragon 845 en manos de Alex Katouzian, SVP de Qualcomm

Una de las grandes dudas sobre este futuro Snapdragon 845 tenía que ver con su fabricante. Samsung experimentó problemas con las líneas de 10 nanómetros, lo que provocó cuellos de botella en la manufactura de los Snapdragon 835, lo que a su vez causó que Qualcomm decidiese probar suerte con TSMC para futuras generaciones de 7 nanómetros. Ahora ya sabemos que el salto a la nueva empresa tendrá que esperar al menos un año más.

El Snapdragon 845 surge de las fábricas de Samsung y vuelve a producirse en 10 nanómetros, aunque con la nueva técnica 10LPP que se compartirá con el Exynos 9810 de los coreanos. Esta segunda generación de la arquitectura de 10 nanómetros permitirá, entre otras cosas, una fabricación más veloz de chips que a su vez consumirán menos energía. Teóricamente, pues es algo que habrá que poner a prueba, un 15% menos.

En cuanto a la CPU, a la configuración interna del cerebro de Qualcomm, parece que los americanos se han animado a adoptar el diseño DynamIQ de ARM, construido para potenciar las operaciones derivadas del uso de algoritmos de inteligencia artificial. Todo ello combinando núcleos Cortex A75 para máxima potencia y núcleos Cortex A53 para ahorro de energía y procesos menos exigentes. Por supuesto, Qualcomm ha adaptado estos núcleos con sus propias configuraciones, de ahí que nos encontremos con los conocidos Kryo en su versión 280.

La configuración DynamIQ de ARM aderezada con núcleos Cortex A75 y una GPU Adreno 630 que ayudará en la ejecución de tareas de inteligencia artificial

La importancia de la inteligencia artificial

Tal y como comentábamos, el Snapdragon 845 ha sido diseñado, como su hermano de la generación anterior, para potenciar aún más los procesos relacionados con el uso de la inteligencia artificial en teléfonos móviles. Y también en todos los dispositivos que adopten el chip una vez dé comienzo el próximo año 2018.

El aprendizaje máquina, un concepto cada vez más en boga, se potenciará mediante la propia arquitectura del procesador que empleará un uso heterogéneo tanto de la CPU, la GPU y el DSP. Entre todos se repartirán el trabajo de ejecución de estos complejos algoritmos que deben dar como resultado un chip más eficiente, permitiendo el acceso a operaciones más complejas que las que hemos conocido hasta ahora.

Como vemos, el trabajo de la GPU será importante en todo este proceso, y aquí es donde entra en juego la Adreno 630, la nueva gráfica montada en el interior del Snapdragon 845, convirtiéndose en una parte aún más importante de su SoC. No obstante, Qualcomm ha decidido guardarse para sí algunos datos más sobre el Snapdragon 845 que se presentarán en las próximas horas. Actualizaremos en cuanto dispongamos de ellos.

Fuente: Xataka


Leave a Reply