El Pentágono gastó al menos 22 millones de dólares en investigar OVNIs: hay vídeos y al menos un informe de casi 500 páginas

El asunto de si hay vida extraterrestre, o más concretamente si nos han llegado a visitar, siempre resulta controvertido hasta el punto de que se cuestione si debe ser o no un asunto de estado. Lo que hemos sabido hace poco es que al menos en Estados Unidos lo es, ya que el Pentágono ha admitido la existencia de un programa sobre la investigación de OVNIs (Objetos Voladores No Identificados).

La institución militar de Estados Unidos dedicó parte del presupuesto asignado al Departamento de Defensa al estudio e investigación de avistamientos de objetos voladores no identificados, tanto de los metrajes como de las personas implicadas. Un total de 22 millones de dólares cuyos fines se están empezando a conocer poco a poco, ahora que los oficiales implicados empiezan a hablar y a mostrar alguna prueba.

¿Entonces ya nos han visitado?

Si así ha sido no tenemos confirmación, pero lo que sí sabemos es que el Pentágono confirma la existencia del programa Advanced Aerospace Threat Identification. Sobre este anuncio daban la información el New York Times y el Washington Post, hablando en la medida de lo posible de las actividades de dicha iniciativa.

Contaba el primero que dicho programa fue dirigido por el oficial de inteligencia militar Luis Elizondo, que se inició en 2017 y habría terminado en 2012 según aseguran los oficiales de dicho departamento. Aunque las fuentes de ambos medios aseguran que el programa sigue en activo, y que el Pentágono ha contado con la colaboración de Bigelow Aerospace, la empresa de Robert Bigelow (actualmente trabajando en la NASA) dedicada a diseñar y construir estructuras espaciales.

Y si no confirman que los extraterrestres nos hayan visitado, ¿en qué gastaron tanto millón? Según se ha detallado, los oficiales han confirmado que el propósito del programa era la recopilación y análisis de “amenazas aerospaciales anómalas”, las cuales contemplaban también posibles encuentros con alienígenas.

Lo que se ha podido saber hasta ahora es que se generó al menos un informe de unas 490 páginas en las que se describen avistamientos de objetos voladores no identificados en Estados Unidos y otros países durante décadas, según el WP. De este documento no se ha publicado nada de manea directa, pero lo que sí hay son pruebas algo más visuales del programa (y quizás de las visitas).

El mismo Elizondo, que desde octubre ya no trabaja en el Pentágono, se las apañó para poder publicar tres vídeos de estos encuentros de “vehículos aéreos anómalos”, de los cuales ya puede verse uno de ellos.

En el vídeo se ve como dos pilotos hablan del objeto que observan (más o menos al centro), con forma ovalada y aparentemente desplazándose. Al final parece reorientarse al final de la filmación, de la cual sólo vemos esos segundos durante los cuales los pilotos se cuestionan qué es lo que están viendo.

El NYT afirma la existencia de estos vídeos y que hay documentados avistamientos de naves que se movían a altas velocidades sin propulsión. Además, publicaron uno de ellos en particular, el avistamiento de un objeto ovalado en 2004 por dos cazas F/A-18F Super Hornet en San Diego, que también habría estado incluido en el programa.

También *e estudió a la gente que afirmó haber experimentado “efectos físicos” en los encuentros con los objetos que se habrían recuperado de estos fenómenos aéreos no identificados

Por otro lado, también se estudió a la gente que afirmó haber experimentado “efectos físicos” en los encuentros con los objetos que se habrían recuperado de estos fenómenos aéreos no identificados (almacenados en las instalaciones de Bigelow en Las Vegas). Estudios psicológicos en busca de algún cambio o hallazgo determinante después de estos efectos, incluyendo a los militares que habían informado de avistamientos.

La verdad está ya fuera, pero sólo un poquito

Las pruebas aún son pocas (al menos las públicas) y los videos son fragmentos de unos minutos o incluso segundos los cuales tampoco sirven como prueba determinante de que se tratase de objetos extraterrestres. De hecho, como decíamos la institución estadounidense ha admitido la existencia del programa, pero no que haya habido hallazgos concluyentes.

Aquí ya vimos que no sólo se considera que no estamos solos (algo completamente plausible, pero sin pruebas determinantes, que se sepa), sino que hay muchas teorías sobre el por qué no hemos contactado con ellos. Un contacto para el cual puede que no estemos preparados, aunque eso no significa que no lo hayamos intentado, sino todo lo contrario.

Los objetos voladores no identificados no tienen por qué ser alienígenas. Lo recordó la NASA con este ejemplo de una fotografía de alta resolución del Apollo 16, el cual parecía un platillo volador pero que finalmente se identificó con una de las luces para las EVAs. (Crédito de ambas imágenes: NASA)

Sobre el programa del Pentágono, se sabrán más datos a medida que se desclasifiquen o filtren datos, así como vídeos como los que hemos visto. La institución tampoco confirma que se siga investigando, como apuntan las fuentes de los periódicos que hemos citado, así que puede que siga tratándose de un asunto de ámbito militar dentro del control que se tiene de los cielos para los vehículos y dispositivos que nosotros mismos enviamos a los cielos.

Fuente: Xataka


Leave a Reply