¿Cuál es la diferencia entre negocios verdes y sustentables?

14275027773_e1ac4f1316_z

Los negocios verdes se parecen mucho a la fe: decimos que creemos mucho pero en realidad practicamos poco.
Siendo honestos ¿cuándo fue la última vez que compraste un producto verde a pesar de que costara más que uno que no lo fuera?

La cuestionante anterior fue para los consumidores, sin embargo a los empresarios valdría la pena preguntar ¿Qué son exactamente los negocios verdes? ¿El invertir en una campaña donde se dice que por cada producto que nos compren sembraremos un árbol? ¿El decir que hemos dejado de utilizar algún químico nocivo para el medio ambiente? ¿El señalar que ahora nuestro empaque está hecho de material reciclable? Todo esto podría entrar en mayor o menor medida en lo que denominamos green marketing, sin embargo ¿es eso un negocio verde?

La realidad es que no; personalmente ni siquiera me gusta el término “negocio verde” porque no existe una explicación que lo defina asertivamente.
La que parece más aceptada dice: Son los negocios en donde no hay impacto negativo en el medio ambiente, la comunidad o la economía.

No obstante, la definición anterior no es la de un negocio verde… es la de un negocio sustentable.

¿Cuál es la diferencia entre negocios verdes y sustentables?

Es simple. Un negocio que sea respetuoso con el medio ambiente puede calificarse de verde; sin embargo eso no garantiza que sea sustentable.

La sustentabilidad contempla tres pilares que tienen el mismo peso por igual: medio ambiente, sociedad y economía. Cuando un negocio, país, organización, producto o empresa, entrega buenos resultados en estos tres ámbitos, puede usar el calificativo de sustentable, antes no.

De modo que un negocio que sea muy ecológico, pero afecte a la sociedad (pensemos en un producto hecho de materiales reciclados pero que use mano de obra infantil), podrá ser verde pero no sustentable.

¿En realidad puede entonces haber empresas que tengan un impacto cero en las tres esferas? Es casi imposible. Deloitte ha desarrollado un monitor para buscar a aquellas compañías con impacto cero; es decir, cuyo balance sea positivo en los tres ámbitos, o al menos, cero, y los denominó los Zeronauts. En 2012, de acuerdo a ello, solo hubo seis: Unilever, Puma, Nike, Nestlé, Natura y Ricoh.

Pero no seamos tan radicales y hablemos de algunas empresas, que sin llegar a ser perfectas, están trabajando duro en temas verdes y obteniendo beneficios de ello. Irónicamente, algunas de ellas no se promocionan como verdes… y es que la sustentabilidad debe integrarse de forma natural en la manera de hacer negocios porque los beneficios van mucho más allá de aumentar ventas y proclamarse ecológicos.

Fuente: Diarioecologia

LEAVE A REPLY

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *