Hoy, 26 de enero, celebramos Día Mundial de la Educación Ambiental

En redes sociales se organiza el encuentro #EA26 para debatir sobre educación ambiental los días 26 de cada mes.

8316782780_f059c813ac_b-960x623

Una de las mayores motivaciones de cuidar nuestro planeta hoy es el poder darle a las futuras generaciones las mismas oportunidades que tuvimos de disfrutar de la naturaleza, sus ciclos y su biodiversidad, entre otras cosas. La educación ambiental, entonces, es la mayor herramienta con la que contamos para este propósito, más aún en tiempos donde el cambio climático está poniendo en crisis el equilibrio del medioambiente.
El origen de esta celebración comienza en junio de 1972, con la Declaración de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente humanocelebrada en Estocolmo, Suecia. En dicha ocasión se expuso la necesidad de un criterio y principios comunes que ofrezcan a los pueblos del mundo inspiración y guía para preservar y mejorar el medio ambiente.

Parte del texto de la Declaración señala: ”

Hemos llegado a un momento en la historia en que debemos orientar nuestros actos en todo el mundo atendiendo con mayor cuidado a las consecuencias que puedan tener para el medio. Por ignorancia o indiferencia podemos causar daños inmensos e irreparrables al medio terráqueo del que dependen nuestra vida y nuestro bienestar. Por el contrario, con un conocimiento más profundo y una acción más prudente, podemos conseguir para nosotros y para nuestra posteridad unas condiciones de vida mejores en un medio más en consonancia con las necesidades y aspiraciones del hombre…”.

La Educación Ambiental es un proceso dinámico y participativo que tiene la finalidad de despertar una conciencia que permita a la población identificarse con la problemática ambiental y asumir su responsabilidad en los procesos. Además, busca que se identifiquen las relaciones entre el hombre y su entorno; la promoción del desarrollo sostenible en la relación armónica entre el medio y las actividades humanas; y el sostenimiento y calidad de las próximas generaciones.
Los procesos de la Educación Ambiental acordados en Estocolmo y confirmados en diversos encuentros realizados desde entonces, consideran en primer lugar la toma de conciencia, luego la entrega de conocimientos, el aprendizaje de valores y actitudes; el desarrollo de la capacidad de evaluar las medidas y los programas de educación ambiental en función de los factores ecológicos, políticos, sociales, estéticos y educativos; y la promoción de la participación en actividades sociales que desarrollen el sentido de responsabilidad.
Encuentra aquí #EA26 la discusión que los días 26 de cada mes, entre las 18 y 19 horas, se realizará sobre Educación Ambiental.
Fuente: Veoverde

LEAVE A REPLY

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *