Parte de la energía de este supermercado inglés proviene de sus propios residuos

Energia Renovable, Sainsbury’s

sainsburys-superstore

En plena carrera de las energías renovables, los supermercados son auténticos titanes para los que el reciclaje es un aspecto fundamental. No sólo los envases utilizados para el transporte, un supermercado de Reino Unido ha ido un paso más allá: reciclan la comida en mal estado para autoabastecer parte de la energía que necesitan para su funcionamiento diario.

Se trata de uno de los supermercados de la cadena Sainsbury’s de Cannock, una pequeña ciudad de 30.000 habitantes del condado de Staffordshire situado en la parte central de Inglaterra. La cadena está colaborando con Biffa, una compañía de reciclaje de basura, para tratar los residuos orgánicos y que la energía resultante vaya directamente al local del establecimiento, ayudando así a reducir los costes mensuales motivados por el uso de la luz.

Para ello, el supermercado de Sainsbury’s recoge a diario todos los residuos en mal estado y los transporta a una planta de Biffa mediante camiones y furgonetas, donde los tratan como biomasa convirtiéndola en gas metano. Este proceso es ampliamente utilizado por todo el mundo con todo tipo de residuos (tanto orgánicos como, por ejemplo, también excrementos de animales), si bien la gran diferencia es la exclusividad con la que se trata la energía producida: el supermercado de Sainsbury’s y la planta de Biffa están unidos por una canalización de 1,5 kilómetros de longitud con la que transportan el metano, permitiendo su uso inmediato en forma de electricidad en el propio comercio.

Paul Crewe, trabajador de Sainsbury’s y encargado de sostenibilidad de la empresa, asegura que ésta es la primera vez que un negocio se autoabastece directamente de sus propios residuos. Lamentablemente no aportan más datos sobre qué porcentaje de energía cubren sobre el total utilizado, o qué masa envían diariamente a la planta de Biffa para su gestión. Más allá de las desventajas del uso de biomasa (en la Wikipedia apuntan algunas, como los gases nocivos emitidos a la atmósfera) parece claro que ésta es una solución interesante para grandes volúmenes de materia orgánica, pero de pequeño impacto en, por ejemplo, el hogar.

Fuentes: Xataka, BBC

LEAVE A REPLY

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *