Rampage Knights es un roguelike feo pero terriblemente divertido

El humilde estudio Rake in Games nos ofrece con Rampage Knights un roguelike divertido y con un gran multijugador pese a no entrar por los ojos

Rampage-Knights-1El aspecto gráfico de un videojuego es algo que, por suerte, se tiene cada vez más en cuenta. De hecho, si hablamos del saturadísimo mercado de los juegos para smartphone y tablet, centenares de ellos no dejan de girar entorno a conceptos semejantes (conecta tres, esquivar obstáculos, etc.) y la única forma de destacar es ofrecer impacto visual: ya sea unos gráficos en 3D sumamente punteros o un dibujo a mano colorido y preciosista.

Pero no por ello dejamos de seguir encontrando títulos con un apartado gráfico que dista mucho de lo esperable, y quizá exigible, en los días que corren. Rampage Knights, un roguelike para PC, podría entrar dentro de ese grupo de títulos que no entran por los ojos y a los que la estética propia de un título flash de hace una década y un diseño de personajes muy mejorable no le hace demasiado bien. Pero, como siempre en la industria, uno no puede juzgar un videojuego hasta ponerse a los mandos.

Y después de más de una docena de horas en unos pocos días puedo decir queRampage Knights es uno de los juegos más divertidos y adictivos que han pasado por mis manos en los últimos meses. Y me alegra que el trabajo de los chicos de Rake in Games, tras una malograda campaña de crowdfunding en IndieGoGo, haya salido de su fase de Early Access y se trate de un conjunto tan sólido y, por encima de todo, rebosante de contenido.

Si no estás familiarizadoscon el género de los roguelike, en ellos se comparten rasgos comunes como la muerte permanente, los mapas aleatorios, los múltiples modificadores de personaje, etc. El Nuclear Throne de Vlambeer o el The Binding of Isaac de Edmund McMillen son algunos de los referentes más recientes del género y, a prácticamente todos los niveles, juegos mejor acabados que un Rampage Knights que tiene como puntos diferenciadores, un núcleo jugable que coge prestada la acción de títulos como Golden Axe o Castle Crashers (por el enfoque de shooter de Nuclear Throne y Binding of Isaac, por ejemplo) y un multijugador sumamente disfrutable.

Es cierto que el título de Vlambeer tiene opciones multijugador pero solo de forma local y con un rendimiento muy mejorable (al fin y al cabo se sigue tratando de un Early Access) mientras que Rampage Knightssorprende con un multijugador, tanto local como online, que se convierte en lo mejor del juego gracias a la infinidad de muertes absurdas y situaciones peliagudas en las que uno se puede encontrar en compañía de un amigo. Y sorprende, además, que un desarrollo tan humilde ofrezca una experiencia en línea tan solida.

Por último, pese a que no creo que considerar el precio de un producto como un argumento a favor de su compra (hay juegos gratuitos que son un auténtico despropósito, sin ir más lejos), hablamos de un título que ronda los diez eurosy que puede ofrecer decenas de horas de juego de calidad. Y, espero, forme parte de ese grupo de títulos que van recibiendo constantes actualizaciones añadiendo contenido puesto que tanto el género como este juego en concreto son muy dados a ello.

Rampage-Knights-2

Aún así, el contenido de inicio es suficiente como para que cada partida merezca la pena por el simple hecho de encontrarnos algo nuevo: desde salas repletas de trampas, una magia que no habíamos visto todavía, enemigos con peligrosos patrones de ataque o un nuevo jefe final. Una partida completa, de principio a fin, no debería durar más de hora y media (dependiendo de la dificultad, no hablamos de un juego fácil en absoluto) pero, como siempre en el género, en repetir y descubrir está la principal atracción.

En definitiva, Rampage Knights es un evidente ejemplo de que prejuzgar en base a apariencias es, casi siempre, un error. Estamos ante un roguelike competente, que mezcla con tino variadas referenciadas y que ofrece una sólida y divertida experiencia multijugador a un precio irrisorio. Muy recomendable.

Fuente: Hipertextual

LEAVE A REPLY

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *