Si pudimos “regenerar” la capa de ozono, ¿podremos hacer lo mismo con el cambio climático?

Cambio Climatico, Capa de Ozono, Protocolo de Kyoto, Protocolo de Montreal

cambio-climatico-960x623

Si la capa de ozono se está regenerando según el entusiasta informe de la ONU, por qué la cooperación internacional no puede funcionar de la misma manera para arreglar el cambio climático.

La cooperación internacional logró regenerar la capa de ozono, es lo que dice el informe de la ONU, por eso todo el crédito se lo ha llevado el protocolo de Montreal. Pero si la cooperación mundial pudo resolver el problema del ozono, ¿podría hacer lo mismo por el cambio climático?

En realidad es algo más complicado. Existen diferentes factores por los que el Protocolo de Montreal dio resultado. El más sencillo es que la estrategia a seguir era reemplazar los productos que contenían CFC por otros menos dañinos. Para hacer algo frente al cambio climático hay que reorganizar la forma en la que creamos y consumimos energía, rediseñar la economía y dejar de lado los intereses corporativos y de las grandes industrias.

Otra razón es que los efectos de la destrucción de la capa de ozono eran inmediatos, los casos de cáncer de piel aumentarían en breve de no hacer algo. Con los del cambio climático lo peor casi siempre “está por venir” aunque ya hayamos empezado a sufrir las consecuencias. Las palabras “ahora” y “cáncer” son un motor más grande que “fenómenos meteorológicos” y “futuro”.

Hay que tomar en cuenta que cuando se firmó el Protocolo de Montreal, Estados Unidos era la mayor potencia mundial y eso ayudó a que de alguna manera influyera en los demás países a realizar un cambio. Hoy, dentro de estas negociaciones hay 4 economías gigantes que se niegan a mirarse de frente: Estados Unidos, China, India y la Unión Europea.

Presentar pruebas de las causas del agujero en la capa de ozono podía hacer era muy fácil y los efectos evidentes. Determinar el impacto del cambio climático es una ciencia más compleja y un desafío ambiental que abarca todo el planeta. La gente tiene menos poder político para exigir un cambio y los intereses de grandes empresas y gobiernos suenan más fuerte que las peticiones de los ciudadanos.

Si bien la capa de ozono se pudo regenerar, arreglar el clima será un proceso mucho más difícil pues los tiempos han cambiado al igual que los intereses. El problema es que no sabemos a ciencia cierta dónde y cuándo vamos a terminar con los efectos del cambio climático. En esta situación es difícil lograr una cooperación internacional en la que todos los gobiernos se encuentren realmente comprometidos o ya veremos si funciona el Protocolo de Kyoto.

Fuente: Veoverde

LEAVE A REPLY

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *